Formulación de un champú para cabellos grasos al aceite de romero

esencia de romero

https://pixabay.com / Autor: Pexels / CC0 Public Domain

En este artículo se describe la formulación de un champú para cabellos grasos con esencia de romero y bioazufre.

El aceite esencial de romero en champús para cabellos grasos

El aceite esencial de romero (esencia de romero, INCI: ROSMARINUS OFFICINALIS LEAF OIL) está compuesto por distintas sustancias aromáticas, como: pineno, canfeno, borneol, cineol, alcánfor, limoneno, etc. Estas sustancias hacen que la esencia de romero además de otras acciones farmacológicas, tenga dos acciones fundamentales a la hora de su formulación en un champú para cabellos grasos: acción antiséptica (antimicrobiana y fungiestática) y acción antiseborreica (por su capacidad como disolvente). En la formulación del champú para cabellos grasos se puede emplear al 0,5-1 %. Además de las dos acciones farmacológicas citadas, el aroma del romero se combinará con los detergentes del champú dando una fragancia natural (“olor como a hierbas campestres”) bastante agradable.
En el magnífico libro, Plantas medicinales el dioscórides renovado del Dr. Pio Font Quer, se describen las acciones de la esencia de romero y su uso de una manera clara y concisa. Es un libro útil para médicos, farmacéuticos, cosmetólogos, aromatólogos y, en general, para aficionados a las plantas medicinales. La lectura se hace bastante amena no utilizando grandes tecnicismos.

El bioazufre fluido en champús para cabellos grasos

El denominado bioazufre fluido es un líquido viscoso marrón oscuro, que contiene entre un 1,5-2 % de azufre solubilizado en aceite de ricino polioxietelinado. Responde al siguiente INCI: Sulfur, PEG-30 Castor oil. Es soluble en agua.
El bioazufre fluido tiene acción antiseborreica normalizando la secreción de las glándulas sebáceas. Se emplea en champús al 1-5 %. Tiene una óptima facilidad de penetración folicular y no produce la seborrea de rebote del clásico azufre precipitado.

El excipiente idóneo

Es fundamental que el excipiente de todo champú para cabellos grasos no produzca seborrea de rebote. Esto en parte se puede evitar si se emplean los tensioactivos detergentes adecuados y en su justa medida. Es típica la asociación entre el laurilétersulfato sódico (Texapon N 40) y la Tegobetaína L-7. El laurilétersulfato sódico es un tensioactivo aniónico que tiene una alta acción detergente y que puede ser incluso algo deslipidizante, dando seborrea de rebote. La Tegobetaína L-7 es un tensioactivo anfótero con suave acción detergente que evitará la agresividad como detergente del laurilétersulfato sódico. Un 33 % de laurilétersulfato sódico y un 10 % de Tegobetaína L-7 puede ser una proporción idónea.
Otro factor importante es el pH. En cueros cabelludos grasos un pH fisiológico normal de cualquier champú (5-5,5) podría ser algo irritante, siendo mejor ajustarlo un punto más arriba, entre 6 y 6,5.
Y para finalizar, es conveniente añadir algún emoliente con cierta acción acondicionadora como el Abil grass (dimeticona copoliol) y Espesamida (dietanolamina de los ácidos grasos de coco).

Desarrollo de la fórmula final y forma de elaboración del champú al aceite de romero

  • Laurilétersulfato sódico, 33 %
  • Tegobetaína L-7, 10 %
  • Espesamida, 1 %
  • Abil grass, 1 %
  • Bioazufre fluido, 3 %
  • Esencia de romero, 1 %
  • Nipagín sódico (conservante), 0,2 %
  • Cloruro sódico, 2 %
  • Agua purificada csp, 100 ml
La forma de elaboración del champú sería la siguiente:
  1. Calentar el laurilétersulfato sódico en un baño de agua a 30-40º C y añadir la Espesamida, el Abil grass, el bioazufre fluido, y la esencia de romero agitando hasta la completa homogeneidad.
  2. Por otro lado, calentar el agua (reservar 10 ml para disolver al cloruro sódico posteriormente) a la misma temperatura y disolver la Tegobetaína L-7 y el Nipagín sódico.
  3. Sacar ambas soluciones del baño de agua, y añadir la solución acuosa en pequeñas porciones sobre la tensioactiva agitando hasta homogeneidad tras cada adición.
  4. Añadir la solución del cloruro sódico en agua para aumentar así la viscosidad.
  5. Finalmente, ajustar el pH si es necesario. Envasar el champú en frasco de polietileno opaco.

Uso del champú al aceite de romero

Debe emplearse 2-3 veces por semana. Una vez regulada la seborrea, se puede usar de forma alterna junto con un champú neutro. Nunca debe confundirse el hecho de tener un cabello o cuero cabelludo algo graso con la patología denominada dermatitis seborreica. Es el dermatólogo en este caso el que tiene que tratar dicha patología.

Conclusiones

  • La asociación de aceite esencial de romero y bioazufre fluido puede ser útil en la formulación de un champú para cabellos grasos.
  • La proporción y tipo de tensioactivos detergentes es fundamental para lograr un champú con buen carácter limpiador si producir seborrea de rebote.
  • Durante la elaboración es fundamental incorporar tanto la esencia de romero como el bioazufre fluido en la denominada fase tensioactiva.

Comprar Dioscórides renovado

 

Suscríbase a este blog para recibir novedades y visualice totalmente gratis el Vídeo curso Elaboración de Emulsiones del Dr. Alía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *